La antigua Florida española
La antigua Florida española

Cuando estafaron a España: caso Florida

Fue el 22 de febrero de 1819, cuando quedó oficializado el contrato mediante el cual  la monarquía española vendió la Florida (si el actual estado estadounidense) al gobierno de Estados Unidos por una módica suma de 5 millones de dólares.

“Tratado de Adams-Onís” fue el nombre dado a esta negociación, tomando los apellidos de los negociantes por cada parte. Nos parece que Luis de Onís, el vocero de España al final no resultó tan buen negociante, porque los estadounidenses ni siquiera hicieron efectivo el pago establecido en el contrato.

 El propósito de la monarquía española, rodeada de conflictos por los movimientos independentistas sudamericanos y centroamericanos, era el de evitar un enemigo, garantizar la paz y quizás favorecer su presencia en Cuba, en donde hubo tropas españolas casi hasta entrar al siglo 20. 

¿Estafa estadounidense o torpeza española?

Pero, los gobernantes estadounidenses tenían otros objetivos, aprovechar la debilidad creciente de España para ocupar ellos los territorios que fuese dejando de controlar la corona de Fernando VII.

 Lo cierto es que los de Estados Unidos se dieron el lujo de ni siquiera pagar los 5 millones de dólares acordados. Todo se diluyó en descontar del monto acordado presuntas acreencias por daños causados por España. La bandera estadounidense se hizo presente oficialmente en el territorio de la Florida oriental en 1821.

 Allí es que podemos preguntarnos ¿estaban tan desesperados Fernando VII y su gente que aceptaron vender un territorio a crédito y sin garantías? Pues podría decirse que si. Quizás la torpeza sólo estuvo centrada en no intentar un cobro inmediato del dinero.

De resto, pareciera que hubo un ejercicio de “real politik” por parte de la monarquía. En realidad ya Estados Unidos había venido ocupando militarmente el oeste de Florida, un territorio que llegaba hasta los actuales límites del estado de Virginia.

 La toma militar de la Florida era inminente y las fuerzas españolas no tenían muchas más alternativas que negociar o protagonizar un casi seguro fracaso militar que le generaría más pérdidas aún de lo previsto.

 El tratado o contrato más bien, hablaba de paz, pero también de religión. Evidentemente los estadounidenses al mando, no querían que la cultura española permaneciera a través de sus instituciones. Los ibéricos como que también estaban conscientes de esto y la mayoría se retiró de la Florida con rumbo a Cuba.

 

Tambíen te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Lorem fistrum por la gloria de mi madre esse jarl aliqua llevame al sircoo. De la pradera ullamco qué dise usteer está la cosa muy malar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad