Daguerrotipo del Gran Ferrocarril del Táchira

¿Qué fue del Gran Ferrocarril del Táchira?

El Gran Ferrocarril del Táchira es una de las imágenes más recurrentes para recordar la Venezuela de antier y significó un gran aporte a la integración territorial del país. Permitió comunicar al Táchira con Maracaibo y la salida al mar por el Golfo de Venezuela.

El tren tachirense también facilitaba cruzar hasta el otro lado de la frontera, a partir de un trasbordo de trenes que se hacía en la población de Boca de Grita, para tomar camino hacia Cúcuta. 

¿En qué contexto se desarrolla el Gran Ferrocarril?

El Gran Ferrocarril del Táchira contaba con dos locomotoras a vapor de fabricación estadounidense: Táchira y Zulia, que arribaron al país en 1894. En 1895 inician operaciones con un viaje entre la población de Encontrados en el estado Zulia, hasta la de Uracá en el estado Táchira, este tramo tenía unos 110 kilómetros de extensión. Pero su historia va más allá del simple medio de transporte.

Una conjunción de factores económicos, sociales, políticos e incluso geográficos tuvieron lugar para dar contexto al Gran Ferrocarril y viceversa. Por una parte, el auge económico del café en el Táchira, que generaba ingresos por exportación a través del ferrocarril de la vecina Cúcuta.

Era necesario buscar una ruta que beneficiara más al negocio del café dentro del contexto de la joven Venezuela. La meta era maximizar la renta de productores e inversionistas y allí entraron en juego un grupo de empresarios alemanes.

Ante las dificultades generadas por las guerras internas y las pugnas entre caudillos, lo más factible era un trazado de rieles que avanzara desde el piedemonte hasta el sur del Lago de Maracaibo y desde allí hasta el puerto de Maracaibo. Táchira se había salvado en cierto modo de la destrucción ocasionada por las guerras y estaba en el momento y el lugar geográfico adecuado para un renacer de la República.

El Gran Ferrocarril lograba elevar las ganancias, pero más importante que eso, fue la definitiva integración del Táchira al resto del país, luego de traumáticos procesos de enfrentamiento y de “anexión” por parte del Zulia, pero esto ya daría para otro texto de Ven Para Saber.

En paralelo, surge el fenómeno político de “los andinos al poder” y Venezuela empieza a configurarse de otra manera, muchas veces a la fuerza, durante la dictadura de Juan Vicente Gómez.

No menos importante, la geografía, debido a su ubicación dentro del territorio colombiano, para el Norte de Santander se hacía más fácil sacar sus productos por dentro de Venezuela que por su propio país, a partir del funcionamiento del Gran Ferrocarril. 

La marcha de los trenes

Mientras el Táchira se afianzaba como el segundo productor nacional de café y mientras este rubro avanzaba por algunos años como la primera fuente de ingreso de divisas para el país, el Gran Ferrocarril andaba de marcha triunfal.

Para que se hagan una idea, para 1880, el café significó el 54,6% del total de las exportaciones de Venezuela y entrada la década de 1890, el porcentaje ascendió al 74,2.

Además del café, Táchira empezó a vivir el auge de la ganadería, de la mano de muchos llaneros, que habían sido desplazados por la guerra y habían encontrado refugio en la región andina.

Había otro detalle, el Táchira no era un estado federal y pertenecía el Gran Estado de Los Andes, el Gran Ferrocarril fue también la consolidación de la autonomía política-administrativa del Táchira.

El Gran Ferrocarril surgió como una empresa privada iniciada por los hermanos Roncajolo, a partir de un financiamiento de la banca francesa. Mientras la economía del Táchira y del Norte de Santander se mantenía pujante, su funcionamiento resultaba exitoso. 

¿Qué fue del Gran Ferrocarril?

El servicio ferrocarrilero se mantuvo en su ruta completa hasta 1955, su gran enemigo fue el petróleo y la incapacidad de los gobernantes nacionales y regionales de planificar alternativas de financiamiento para el medio de transporte, cuando este empezó a provocar pérdidas.

La Venezuela petrolera se impuso, los rubros agrícolas y especialmente el café se hicieron menos atractivos, por tanto, suplantados en las prioridades del Estado central. La geografía humana del país cambió y ya Maracaibo, la capital del petróleo ya no necesitaba del comercio tachirense.

A la par de las exportaciones petroleras, se inició en el país el trazado de carreteras y Caracas comenzó a hacerse mucho más accesible a San Cristóbal por el asfalto negro que empezaba a dibujarse aceleradamente por casi todo el país.

En 1950 el gobierno nacional adquirió las vías del Gran Ferrocarril, pero había poco que hacer o poco quisieron hacer, progresivamente las rutas del tren desaparecieron hasta que en 1965 se desmantela el último tramo entre Oropé y Boca del Grita. Era su último viaje. Hoy sólo quedan algunos monumentos recordatorios. 

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

2 respuestas

  1. Muy importante el articulo sobre el Gran ferrocarril. Si hoy se existiese seria un gran salto hacia la integracion colombo-venezolana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad