Ricardo Aguirre, el Monumental de la Gaita

Ricardo Aguirre, inmortal para la gaita

Nacido en Maracaibo el 9 de mayo de 1939, Ricardo Aguirre significó un antes y un después para la gaita zuliana. Ven Para Saber más sobre su historia

El ambiente donde creció El Monumental

Ricardo Aguirre provino de una familia marabina vinculada
con la música, se dice que todos sus tíos tocaban el cuatro y que su abuelo
Francisco “Pancho” Landaeta era cantante en las tradicionales retretas que
ambientaban nuestras ciudades venezolanas.

Aguirre además creció en una de las barriadas más tradicionales
de la capital zuliana: El Empedrado Santa Lucía, donde la gaita y otros géneros
zulianos, menos conocidos fuera de las fronteras del estado, como el bambuco,
eran la melodía mas habitual. Estudió en la escuela Normal Gervasio Rubio (en
Táchira) y al graduarse, ejerció como docente de primaria en su amada Maracaibo.

Los inicios de Ricardo Aguirre

Aguirre fundó agrupaciones gaiteras como: Los Sabrosos
(1960), Santa Canoíta (1961), Pitoquín (1962) y Los Cardenales (1962), este
último se transformaría luego en los Cardenales del Éxito. Sin embargo, durante
una época, también combinaba su labor de docente con la de locutor de radio.

“Golpe Tradicional” y “Gaita de Pedro Colina”, fueron sus
primeras gaitas grabadas, más tarde interpretó: La Parrandera; Madre; Reina
Morena; La Gaita del 65 y otros éxitos más. Con Aguirre la gaita empezó a tomar
un segundo auge en el Zulia y se extendería más adelante como música
emblemática de las navidades venezolanas, por la popularidad de las Ferias de
la Chinita

1967, año clave para el despegue de Aguirre

En 1967, Ricardo Aguirre se separa de los Cardenales del
Éxito y crea el conjunto Saladillo. Se trata de la época de sus canciones más
conocidas: La flor de La Habana; Maracaibo marginada y la gaita eterna: La Grey
Zuliana. Aguirre logró vincular tradición, calidad musical y crítica social en
sus temas.

Aquella crítica social lo hizo víctima de presiones
políticas. Ante el contenido de protesta de sus canciones, el para aquello entonces
poderoso partido Acción Democrática, quería vincularlo a sus filas para
aprovechar la popularidad de El Monumental, como fue bautizado por el crítico
gaitero, Octavio Urdaneta.

Eran tiempos del gobierno del adeco Raúl Leoni y Aguirre era
más bien cercano al partido socialcristiano Copei. Sin embargo, nunca se prestó
para que sus temas fueran usados para romper su principal lealtad: el
compromiso con el pueblo y la cultura zuliana. 

El día en que se fue Ricardo Aguirre

Ricardo Aguirre se fue joven e inesperadamente. Un 8 de noviembre de 1969, una semana antes del inicio de las Ferias de la Chinita. Sufrió un accidente automovilístico que le cegó la vida.

Una particularidad signó aquel día, la letra de un tema que nunca grabó, fue encontrada por su esposa en el bolsillo de su camisa. La letra decía así: “El día que yo me muera/ no me vayan a llorar/ tóquenme La Sanduguera del conjunto cardenal/ Para salirme del coche/y tocar furro y tambora/ y oír la danza sonora/ de Maracaibo en la noche.

Y así fue la multitudinaria despedida que le brindó el pueblo zuliano, llena de dolor pero con las emblemáticas gaitas que inmortalizaron la vida de Ricardo Aguirre, El Monumental. 

La despedida para Ricardo Aguirre
La despedida para Ricardo Aguirre

 

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad