San Felipe, la capital de Yaracuy que resurgió de sus cenizas
Arco de Entrada de San Felipe

San Felipe, la capital de Yaracuy

La ciudad de San Felipe, hoy capital del estado Yaracuy, pasó por un sinnúmero de vicisitudes políticas y naturales a lo largo de su historia, desde los turbulentos antecedentes de su fundación hasta su destrucción por un terremoto.

Sin embargo, logró resurgir de sus cenizas hasta convertirse en una de las capitales del occidente venezolano.

Ven para saber más sobre San Felipe.

Antecedentes de San Felipe

Previo a la incursión de pobladores criollos, la zona estaba habitada por indígenas Jirajaras, Caquetíos y Gayones, que posteriormente tendrían que convivir junto a los nuevos moradores.

Antes de ser conocida como San Felipe, la ciudad primero fue un asentamiento conocido como Cerrito de Cocorote, formado en el Valle de Yaracuy a finales del siglo XVII y entonces bajo jurisdicción de Nueva Segovia de Barquisimeto.

Los primeros habitantes construyeron casas, haciendas, una iglesia. Para 1693 ya estaba consolidado el pueblo que auguraba gran prosperidad por la fértil vocación agrícola de sus tierras.

No obstante, los pobladores de Cerrito de Cocorote no querían depender del cabildo de Barquisimeto y mucho menos rendirle cuentas, aspiraban crecer y que el asentamiento fuera reconocido como una ciudad autónoma.

Ahí empezaron los conflictos.

La tiranía de Barquisimeto

En 1710, las autoridades gubernamentales de Barquisimeto ordenaron la destrucción de las casas edificadas en Cerrito de Cocorote, con esto esperaban sofocar la rebelión de sus habitantes, insubordinados al mandato del cabildo barquisimetano. La situación se repetiría en 1717.

A pesar de la desproporcionada agresión, los moradores regresaron unos años después, volvieron a construir sus casas y en 1721 recuperaron el pueblo, con la misma aspiración de formar tienda aparte de Nueva Segovia de Barquisimeto. Por lo que aquellas autoridades dispusieron incendiar el nuevo asentamiento en 1724.

San Felipe El Fuerte

La tozudez  y determinación de los habitantes del anterior asentamiento conocido como Cerrito de Cocorote pudo más, así que vuelven para reconstruir el pueblo y con la ayuda de Fray Marcelino de San Vicente logran que su petición de convertirse en una ciudad llegue al mismísimo rey Felipe V, quien otorga -el 6 de noviembre de 1729- la Real Cédula que permitió su fundación oficial como ciudad, en el sector Valle Hondo.

La nueva ciudad es fundada oficialmente con el nombre de San Felipe El Fuerte, por supuesto en honor al rey de España, Felipe V.

Desde entonces y liberada del tutelaje de Barquisimeto, con la instalación del Cabildo el 3 de mayo de 1731, San Felipe experimentó un importante desarrollo y auge, hasta que ocho décadas después una tragedia azotó y devastó a la floreciente ciudad de San Felipe: el terremoto del 26 de marzo de 1812.

El sismo ocurrido un Jueves Santo a las 4 pm destruyó la ciudad de San Felipe y dejó muchos muertos.

Pero el trágico suceso no detuvo a los sobrevivientes sanfelipeños, quienes volvieron a reconstruir una vez más la ciudad, justo al lado de sus ruinas. San Felipe recobró su esplendor y gracias a la perseverancia de su gente y la abundancia de sus cosechas de café, cacao y otros rubros, se convirtió en una urbe próspera muy importante para Venezuela.

Hallazgo Arqueológico

La antigua y devastada San Felipe El Fuerte sería olvidada por el paso del tiempo y por obra de la naturaleza que la ocultó durante más de un siglo.

Hasta que en 1971 un equipo de arqueólogos y antropólogos de la Universidad Central de Venezuela llegaron al lugar y después de un arduo trabajo de revisión, excavación y limpieza, encontraron las ruinas de la ciudad, calles empedradas, muros, objetos varios e incluso restos humanos.

Entre las ruinas se pudieron identificar casas aún en pie, la plaza mayor, el ayuntamiento, la cárcel, el convento de los Capuchinos una de las paredes de la iglesia y su pila bautismal.

El 7 de marzo de 1974, el sitio arqueológico San Felipe El Fuerte fue declarado Parque de Recreación a Campo Abierto y en 1983, el 20 de abril, se convierte en Monumento Histórico Nacional.

Hoy día, San Felipe El Fuerte es un Parque Histórico Arqueológico y una atracción turística por excelencia, no solo por las ruinas sino también por la enorme cantidad de especies vegetales que se preservaron después del hallazgo, así como una variada fauna que hizo del parque su hábitat.

La capital yaracuyana hoy

La ciudad de San Felipe, capital del estado Yaracuy y ubicada a 250 metros sobre el nivel del mar es hoy una de las urbes más importantes de la región centro-occidental del país con más de 100.000 habitantes, productora de alimentos como tubérculos, cambur, plátano, yuca y algunas variedades de granos. También es emplazamiento de varias empresas e industrias de diferentes áreas

Bellezas Naturales

Al norte de San Felipe se encuentra al Parque Nacional Yurubí, decretado como tal  el 18 de marzo de 1960 por su belleza natural, sus bosques, especies vegetales y animales endémicas y para resguardar la cuenca del río del mismo nombre que surte de agua a la ciudad y es afluente del río Yaracuy.

Asimismo, a 10km de la ciudad de San Felipe, los sanfelipeños cuentan con otro hermoso parque conocido como Parque de la Exótica Flora Tropical, un hermoso y majestuoso jardín botánico de 10,5 hectáreas. Allí podemos encontrar de cientos de especies de plantas tropicales de la sierra occidental y otras provenientes de diferentes países. Este parque fue galardonado con el Premio Nacional de Turismo 2022.

¿Conocías la historia de la ciudad de San Felipe, capital del estado Yaracuy?

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad