El 19 de abril de 1810 en Venezuela
"El tumulto del 19 de abril". Obra de Juan Lovera, 1860 (óleo sobre tela). Colección del Palacio Municipal de Caracas

El 19 de Abril de 1810 en Venezuela, ¿Qué pasó ese día?

El 19 de abril de 1810 ocurrió una revolución en Caracas; ese día, por presión popular, renunciaron las autoridades españolas y fueron suprimidas las instituciones cuyo poder venía de la península.

Con el fin de preservar los derechos del entonces rey depuesto y prisionero, Fernando VII (ante la invasión de Napoleón Bonaparte a España), los criollos y los pardos se unieron en un movimiento que comenzó con la concentración del poder en el Cabildo y siguió con el nombramiento de una Junta de Gobierno, lo cual desencadenaría una sucesión de hechos que desembocaron en la declaración de la independencia de Venezuela, el 5 de julio de 1811.

Por lo tanto, debemos decir que lo acontecido aquel Jueves Santo en Caracas no fue directamente una acción independentista como tal, porque la justificación inicial no fue esa, pero sí fue el punto de partida, en un contexto convulso y a la vez propiciatorio, para lograr nuestra emancipación.

Ven para saber.

Antecedentes

Para comprender mejor todo lo sucedido durante la Revolución del 19 de Abril, debemos conocer los antecedentes que condujeron a este evento tan importante de la historia venezolana y el proceso emancipador.

Todo comenzó en 1808, con la invasión de los franceses a España en el marco de las Guerras Napoleónicas.

Dicha acción detonó una crisis política y social en los territorios de la Península, junto con la destitución del Rey Fernando VII (quien fue hecho prisionero) y el ascenso al trono del hermano de Napoleón Bonaparte, José Bonaparte.

Los franceses habían tomado control de casi toda la nación, excepto el sur, donde comenzaron a proliferar las llamadas “Juntas Provinciales” leales al Rey cautivo.

Fue así que en diversas provincias de España se crearon juntas de Gobierno que rechazaban a José Bonaparte, defendiendo y jurando fidelidad a Fernando VII, a quien consideraban el monarca legítimo; en tal sentido hubo una resistencia militar frente a las autoridades francesas.

Una vez se conoció la situación de España en sus colonias americanas, se produjeron intentos para conformar Juntas de Gobierno aparentemente leales al monarca depuesto.

¿Qué ocurría en Venezuela?

Mientras España se encontraba en plena convulsión político-militar, la desinformación y la ignorancia sobre la situación real de la península cundían en la Capitanía General de Venezuela; por lo que predominaba la confusión entre los criollos, quienes creían que la caída de la dinastía borbónica era inminente y definitiva.

Estos rumores arreciaron en los meses posteriores, situación que se agravó ante la falta de barcos provenientes de España que trajeran información.

Mientras tanto, en España, los franceses ya habían tomado control de Sevilla y sustituido a la Junta Suprema por el Consejo de Regencia de Cádiz.

Fue en Marzo de 1810 cuando estas noticias finalmente empezaron a difundirse en Caracas pero no de un modo oficial, lo cual solamente aumentó la incertidumbre.

El día 7 de Abril, el gobernador y capitán general, Vicente de Emparan y Orbe, lanza un manifiesto con el que intentó disipar las especulaciones que circulaban en Caracas sobre la situación de la península, afirmando que no sucedía nada grave pese a no haber recibido informaciones al respecto desde hacía meses.

Hasta que el 14 de Abril atracó en Puerto Cabello un buque español, por el cual se supo oficialmente que las tropas napoleónicas habían tomado Sevilla.

La Revolución del 19 de Abril de 1810

El 19 de Abril de 1810, un Jueves Santo a primera hora de la mañana, los miembros del Cabildo caraqueño se reunieron en la sede del mismo situado en una esquina de la Plaza Mayor, hoy Plaza Bolívar.

Se encontraban allí para llevar a cabo un Cabildo extraordinario que el Capitán General Emparan no había convocado, siendo el único autorizado para hacerlo.

A pesar del hecho irregular, Emparan decidió participar en la reunión, donde se le conminó a debatir sobre la crítica situación de España, aparte los miembros del Cabildo le propusieron que se pusiera al frente de una Junta con el fin de preservar la paz en la Capitanía y la integridad del territorio.

Emparan rechazó la propuesta argumentando que la que ocurría en España no era tan grave y que estaba en funciones la Regencia de Cádiz, pero los cabildantes le replicaron que el Consejo de Regencia era ilegítimo.

De igual modo, los revolucionarios alegaban que la provincia de Venezuela tenía el mismo derecho a conformar su propia Junta que las provincias españolas (Galicia, Murcia, Aragón, Sevilla), pero la Regencia no tenía derecho alguno a ejercer autoridad sobre Venezuela en nombre de Fernando VII.

El capitán general escuchó a cada uno de los miembros del Cabildo, pero no estaba convencido de hacer algo sin la autorización de algún ente oficial peninsular.

Así que dio por finalizada la discusión y se dispuso a ir a la Catedral para presenciar los oficios religiosos de Jueves Santo.

"¡Vuelva a Cabildo!"

Vicente Emparan logró fugarse del Cabildo y cruzó la plaza en medio de una aglomeración de personas que habían sido guiadas por otros implicados en aquella revolución.

Una masa de caraqueños exaltados persiguió al capitán general hasta las puertas de la Catedral exclamando “¡A Cabildo!”, hasta que Francisco Salias lo atajó por el brazo violentamente y le ordenó regresar.

Al percatarse de que ya no tenía poder sobre la fuerza militar que lo acompañaba, el español se vio obligado a devolverse.

Fue entonces cuando el funcionario y la multitud se trasladaron de nuevo al Cabildo, mientras se iba congregando cada vez más gente en la Plaza Mayor.

Reunido nuevamente el Cabildo, se retomó e intensificó el debate que duró varias horas, pero no había acuerdo alguno sino que se encontraban en un callejón sin salida.

“Yo tampoco quiero mando”

Emparan, desesperado, tomó la decisión de dirigirse al balcón frente a toda la multitud congregada allí, en ese momento hace la célebre pregunta sobre si querían que permaneciera en el mando.

El pueblo se mantuvo silencioso por un momento, dudoso ante lo que estaba ocurriendo, pero un grupo de agitadores instaron a las masas y les instruyeron sobre qué responder, en tanto que el sacerdote José Cortés de Madariaga, parado detrás del capitán general durante todo este tiempo, realizó un gesto de negación con la mano, indicando al pueblo que exclamase “¡No!”; Emparan respondió entonces que él tampoco quería mando.

Inmediatamente después se firmó el Acta de la renuncia de Emparan y demás autoridades españolas en la Capitanía General de Venezuela, de igual modo fueron suprimidas las instituciones reales, por lo que que finalmente Venezuela sería autónoma de la península.

El capitán general fue sustituido por los alcaldes de Caracas escogidos por el Cabildo: Llamozas y Tovar, y se incorporaron al Cabildo a los representantes de la iglesia y el pueblo (criollos y pardos).

Luego se estableció la Junta Suprema de Caracas o Junta Suprema Conservadora de los Derechos de Fernando VII, que posteriormente promovería las ideas independentistas y tendría el respaldo de otras provincias de la Capitanía General de Venezuela como Margarita, Mérida, Trujillo, Barcelona, Cumaná y Barinas, excepto Coro, Maracaibo y Guayana que se mantendrían leales a la monarquía y al gobierno peninsular.

¿Qué sucedió con las autoridades españolas?

Vicente Emparan, el intendente Basadre y el resto fueron llevados a las fortalezas de La Guaira o confinados en los barcos anclados en el puerto hasta que finalmente fueron expulsados de Venezuela.

Cabe resaltar que el último intendente Vicente Basadre redactó, tiempo después, un informe en el que señalaba que mientras estuvo detenido los revolucionarios entonaban “canciones alegóricas de su Independencia”, en las cuales invitaban a todas las colonias españolas en América a unirse y a seguir el ejemplo de los caraqueños para liderar revoluciones.

Y es que ya empezaba a escucharse la canción patriótica escrita por Vicente Salias y que posteriormente se convertiría en nuestro Himno Nacional.

Personajes destacados

Entre los personajes que propiciaron e intervinieron en la revolución del 19 de abril podemos resaltar a los siguientes, quienes jugaron un papel fundamental en los hechos de ese día y los consiguientes:

Martín Tovar Ponte, Feliciano Palacios Blanco, Lino de Clemente, Isidoro Antonio López Méndez, los hermanos Francisco y Fernando Rodríguez del Toro, el canónigo de la catedral de Caracas, José Cortés de Madariaga, el presbítero Francisco José Ribas y sus hermanos Valentín y José Félix Ribas, Francisco y Vicente Salias, Juan Germán Roscio, Tomás y Mariano Montilla, Francisco Javier Yanes, José Félix Blanco, Juan Trimiño, Miguel José Sanz, Francisco Isnardi y Antonio Muñoz Tébar

¿Qué NO pasó el 19 de abril de 1810?

  • Ese día NO se declaró y mucho menos firmó la independencia de Venezuela.
  • La intención NO era emancipadora, al menos no inicialmente.
  • Las personas que se congregaron en la Plaza Mayor aquel día NO lo hicieron de forma casual o espontánea, fueron convocadas por algunos de los criollos implicados en el movimiento.
  • En principio NO fue una acción conjunta de toda la Capitanía General de Venezuela, sino de los caraqueños, posteriormente sí se sumarían otras provincias.

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad