¿Cómo fue la fundación de La Guaira?
¿Cómo fue la fundación de La Guaira?

La fundación de La Guaira, un lugar estratégico

El 29 de junio de 1589 ocurrió la fundación de La Guaira, el histórico puerto venezolano, también el anhelo de acceso al mar para Caracas. 

Ven para saber

Debate sobre la fundación de La Guaira

Sobre la fundación de La Guaira siempre ha existido un debate, porque no hay pruebas definitivas de que ocurriera el 29 de junio de 1589, sin embargo, es la fecha que se ha tomado como oficial. En primer lugar, como en el caso de muchas otras ciudades históricas del país, fueron los pueblos indígenas quienes estaban asentados en las adyacencias de lo que hoy es la urbe guaireña.

No obstante, el debate fundamental está centrado en torno a la fundación colonial española. El historiador Casto Fulgencio López fue uno de los principales defensores del 29 de junio como la fecha oficial. López publicó en la década de 1940, varios estudios sobre la importancia geográfica, histórica de La Guaira y las características de su fundación.

Originalmente la localidad fue bautizada como San Pedro de la Huaira (palabra usada por los pueblos indígenas para mencionar el lugar). El fundador español de La Guaira sería Diego de Osorio.

 

En contraste, otros documentos indican que para 1580, que otros colonizadores como, Diego Ruiz de Vallejo, contador de Real Hacienda de la Provincia de Venezuela, en carta al Rey Felipe II, habla del Puerto de La Guaira. Es probable que los terrenos actuales de La Guaira fuesen un “plan B”, ante el fracaso español en la fundación de la vecina Caraballeda. 

Retorno a Venezuela

De regreso a Venezuela, Cristóbal Mendoza se instala nuevamente en Trujillo, donde ejerce como abogado en varios bufetes, entre ellos el dirigido por Antonio Nicolás Briceño.

Además fue profesor de Filosofía en el colegio seminario de San Buenaventura de Mérida, en esa ciudad también practicó su profesión.

En 1796 se encuentra en Barinas y al año siguiente vuelve a Caracas, para concluir su preparación en la carrera de Derecho de la mano de los connotados juristas Juan Francisco Zárate y Francisco Espejo.

En julio de 1797 la Real Audiencia de Caracas le otorga el título de Abogado.

Mendoza decide fijar residencia en Barinas nuevamente y allí contrajo matrimonio con Juana Briceño Méndez Mendoza, con los ingresos percibidos por su actividad profesional comenzó a adquirir tierras y propiedades.

En 1799 le tocó proceder legalmente contra el coronel Miguel de Ungaro y Dusmet (entonces comandante militar y político de la Provincia de Barinas), como defensor de varios campesinos, esto le causaría enemistad con el funcionario colonial.

Una ciudad de resistencia

De la resistencia dada por los pueblos indígenas a los colonizadores en los otros intentos de fundación de ciudades en el litoral guaireño, La Guaira pasó a otra etapa de resistencia, esta vez, ante los piratas que acosaban las costas de la Capitanía General de Venezuela.

Diversos fortines se construyeron a lo alto de las laderas de la cara norte del Cerro Waraira Repano o Ávila, para enfrentar a los mercenarios. También la ciudad fue amurallada, curiosamente las ruinas de las murallas y calabozos hechos en su costa fueron descubiertos más recientemente, en 2022.  

El lado amurallado se conoce como las bóvedas y el baluarte de La Guaira, hasta aproximadamente el siglo 15, funcionaba como una gran fortaleza. Luego, las bóvedas fueron las celdas donde estuvieron recluidos los patriotas que organizaron la sublevación de Gual y España, a finales del siglo 18. 

La Compañía Guipuzcoana

Una vez protegida la ciudad ante los ataques de piratas y corsarios, La Guaira inició una nueva etapa, protagónica en el proceso de colonización, con la constitución de La Compañía Guipuzcoana, hecho que ocurrió el 25 de septiembre de 1728.

La Guipuzcoana sirvió como aduana para la época del comercio entre la Capitanía General de Venezuela, otras colonias y el propio Reino de España. Precisamente, a partir de su funcionamiento, se generaron contradicciones que significaron también injusticias para los llamados blancos criollos, impuestos que generaron rechazo y una forma de sacar las riquezas de aquellos territorios ocupados por la corona española.

En lo económico, el funcionamiento del puerto de La Guaira dinamizó el intercambio económico y fortaleció a Caracas, como centro previo de recepción de mercancías para la exportación y la importación, eso sí, siempre con base a los intereses de los representantes de España. 

La Guaira en la historia de Venezuela

Por su posición geográfico y su desarrollo histórico, La Guaira jugó siempre un valor fundamental en la historia de lo que es hoy en día de nuestro país.

La fundación de La Guaira, fue el inicio de un proceso comercial y económico, que determinó el epicentro de acontecimientos sociales y políticos.

No sólo fue un centro de acopio y portuario, sino también el escenario para los primeros pasos del proceso independentista. Allí nacieron patriotas como Manuel Gual, José María España y Josefa Joaquina Sánchez, quienes fueron la vanguardia de la propuesta de constitución de una república en el territorio que ocupaba la capitanía general. También el lugar donde surgió nuestra primera propuesta de bandera nacional.

Sigue siendo hoy en día un lugar simbólico para nuestra historia y para la conexión de la capital con el mar. 

Puerto de La Guaira
Puerto de La Guaira

 

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad