La Guerra Federal en la historia de Venezuela
Bandera de la Federación, decretada por el general Ezequiel Zamora en 1859 y que se mantuvo hasta 1863

La Guerra Federal en la historia de Venezuela

La Guerra Federal o Revolución Federal fue una guerra civil venezolana que se desarrolló entre 1859 y 1863. En este conflicto se enfrentaron los bandos Conservadores y Federalistas (afines al Partido Liberal).

Estalló el 20 de febrero de 1859, casi cuarenta años después del fin de la Guerra de Independencia y a veintiocho años de la separación de Venezuela de la Gran Colombia.

Los motivos de este enfrentamiento fueron, entre otros, los graves problemas sociales que no se resolvieron después de la Independencia, así como las disputas por el poder entre las cúpulas de los partidos existentes: Conservador y Liberal.

Esta larga confrontación representó grandes pérdidas humanas y económicas para la república que aún no se recuperaba por completo de la posguerra independentista.

Ven para saber más 

¿Quiénes eran los Federalistas?

Para entender mejor la Guerra Federal, conozcamos sus bandos. Tras el derrocamiento del general liberal José Tadeo Monagas (marzo de 1858), por parte de la cúpula del Partido Conservador de José Antonio Páez, con el apoyo de un sector del mismo Partido Liberal, se desató una feroz persecución contra los liberales.

Unos fueron hechos prisioneros, otros lograron exiliarse en las islas del Caribe. Los liberales que se quedaron comenzaron a organizarse para tomar la vía armada y recuperar el poder.

Se llamaron Federalistas porque se oponían a la Constitución redactada por los Conservadores, la cual establecía el centralismo como forma de organización administrativa de la Nación, dejando a los estados, provincias, o regiones absolutamente subordinados al poder central establecido en la capital.

Los Liberales tenían dos grandes facciones, una que propugnaba la libertad de las tierras y los Hombres, posicionándose en contra del latifundio, los grandes terratenientes y oligarcas y en favor de campesinos y jornaleros sin tierras.

Otra facción estaba representada por los oligarcas liberales, que no tenían interés por la justicia social, sino por preservar cuotas de poder político y económico para sí mismos.

La primera facción estaba liderada por Ezequiel Zamora y la segunda, por Juan Crisóstomo Falcón.

El estallido de la Guerra Federal

El teniente coronel Tirso Salaverría se levanta en armas desde la guarnición de Coro, logra apoderarse de cientos de armas y desde allí lanza el “Grito de Federación”, desencandenando así la cruenta y larga Guerra Federal.

Poco después de la operación del comandante Salaverría, el general Ezequiel Zamora (que se encontraba exiliado en Curazao) desembarca en Coro con otros líderes federalistas y asume la Jefatura de Operaciones del Ejército Federal de Occidente.

El Programa Político de la Federación que Zamora presentó al país junto con su primera proclama establecía los siguientes puntos:

– Abolición de la pena de muerte.

– Prohibición a perpetuidad de la esclavitud (recordemos que en teoría esta había sido abolida por José Gregorio Monagas en 1854).

– Inviolabilidad del Correo.

– Libertad de Prensa

– Sufragio Universal

En junio de 1859, Ezequiel Zamora decretó desde Barinas una nueva bandera para ser enarbolada por los federalistas:

“El Pabellón de los Estados Federales es el mismo de la República, con la diferencia que en la franja amarilla llevará veinte estrellas azules, que simbolicen las veinte Provincias que forman la Federación Venezolana.”

La guerra en pleno apogeo

Los primeros combates de la Guerra Federal se llevaron a cabo en los actuales territorios de los estados Carabobo, Aragua y Miranda y en la región de Los Llanos (Barinas y Portuguesa).

La Batalla de El Palito fue la primera victoria de los federalistas, tomando centenares de prisioneros, así como armamento y pertrechos diversos.

El gobierno de Julián Castro sería depuesto el 1 de agosto de 1859 por los conservadores, al percatarse de que se había pasado al bando federal. Sería arrestado, enjuiciado por traición y expulsado del país al año siguiente.

Pedro Gual asume la presidencia interina, que luego pasa Manuel Felipe de Tovar, electo en medio de la guerra.

Santa Inés, la primera gran victoria federalista

El 10 de diciembre de 1859 sucede la batalla de Santa Inés, el primer enfrentamiento de grandes proporciones, que resultó en la victoria de las tropas federalistas campesinas bajo el mando de Ezequiel Zamora y le permitió asegurar la región llanera y seguir avanzando hacia la región central.

En la región oriental, por otra parte, el liderazgo del Ejército Federal lo tenía el veterano general de la Independencia, Juan Antonio Sotillo, quien se mantuvo como jefe militar desde Barcelona y Guayana hasta el final de la guerra, junto con sus hijos Miguel y José.  

En definitiva, la Guerra Federal fue un conflicto bélico que la mayoría de las veces tuvo como tácticas militares la guerra de guerrillas, las escaramuzas y los asedios, más que los enfrentamientos o batallas de gran envergadura.

En general se desarrolló en focos ubicados en los actuales estados Falcón, Barinas, Portuguesa, Apure, Guárico, Lara, Yaracuy, Carabobo, Miranda.

Las tres grandes batallas de la Guerra Federal fueron Santa Inés (10 de diciembre de 1859), Coplé (17 de febrero de 1860) y Buchivacoa (26 y 27 de diciembre de 1862).  

Ezequiel Zamora

La Guerra Federal en la historia de VenezuelaEl general Ezequiel Zamora, con un claro sentido de justicia social y consciente de las necesidades del pueblo, no solo se limitaba a trazar estrategias militares y a combatir, sino que al tiempo que tomaba poblaciones, convocaba a asambleas populares para elegir a sus autoridades.

Así pues, la antigua Provincia de Coro se convertiría en Estado Federal de Coro y tendría un presidente electo por sus habitantes y un jefe militar designado por Zamora. Mismo procedimiento seguiría en Yaracuy, Barquisimeto, Portuguesa y Barinas, a medida que avanzaba al frente del Ejército Federal.

Ezequiel Zamora gozaba de gran popularidad como militar, político y líder social, lamentablemente fue asesinado -en turbias circunstancias- durante la toma de la población de San Carlos, el 10 de enero de 1860.

Después de la muerte de Zamora, la dirección del Ejército Federal quedaría a cargo de Juan Crisóstomo Falcón, quien demostró no ser muy habilidoso como jefe militar en la Batalla de Coplé, que produjo la desorganización del Ejército Federal y el posterior exilio de los comandantes Falcón y Guzmán Blanco hasta 1861.

Últimos enfrentamientos

A mediados de 1861, Juan Crisóstomo Falcón regresa a Venezuela, durante su exilio había reunido pertrechos y refuerzos para fortalecer al Ejército Federal, continuaban las escaramuzas.

Entretanto, en noviembre de 1861, una comisión de terratenientes y otros ciudadanos de la alta sociedad conservadora solicitó al Reino Unido su intervención en el país a cambio del territorio de la Guayana Esequiba, a lo que finalmente se opuso José Antonio Páez, ya declarado Dictador de Venezuela.

Las tropas federalistas siguieron avanzando y tomando posiciones, en diciembre de 1861 se celebraron las primeras negociaciones de paz, sin llegar a ningún acuerdo entre las partes.

En el año 1862 el bando de la Federación logró derrotar a los conservadores en El Corubo, Pureche, Mapararí y, por último, en la Batalla de Buchivacoa, con Antonio Guzmán Blanco como Jefe de Operaciones. En diciembre de ese año hubo otro intento de conciliación sin éxito.

Fin de la Guerra Federal

Las tropas conservadoras perdieron fuerza a medida que desertaban masivamente los soldados, extenuados por la guerra. Por otro lado, la población civil también estaba cansada del conflicto que además produjo grandes pérdidas económicas.

En abril de 1863 las tropas federalistas rodean a Coro y con la victoria en la Batalla de los Altos Mirandinos logran presionar a los conservadores para llegar a un acuerdo político y negociar la paz.

El fin de la Guerra Federal llegó con la firma del Tratado o Convenio de Coche, el 23 de abril de 1863, por parte del presidente conservador José Antonio Páez y el general liberal Juan Crisóstomo Falcón.

Como resultado de los acuerdos políticos entre ambos bandos, Juan Crisóstomo Falcón es electo por el Congreso como presidente el 24 de diciembre de 1863. En 1864 se promulga la Constitución Federal que cambia el nombre del país de República de Venezuela a Estados Unidos de Venezuela.

Consecuencias

El costo en vidas humanas fue terrible, se dice que durante el lapso que duró la guerra murieron aproximadamente 300.000 personas -casi una cuarta parte de la población total de Venezuela para la época- bien fuera por muertes en los combates, por hambre o enfermedades. 

La mayoría de la población se vio empobrecida a niveles extremos y el país llegó a tener una deuda externa de más de cien millones de pesos. 

Decayó todo el sistema de Instrucción Pública

Si bien la Guerra Federal fue ganada por los federalistas, esto en poco o nada influyó en la estructura social, para decepción de los campesinos que representaban la mayoría de la tropa alistada en el Ejército Federal y que aspiraban ser dueños de sus tierras y sus vidas una vez finalizada la guerra, así como tener participación en las decisiones políticas como ciudadanos de plenos derechos.

Al final todo se limitó a un traspaso de poder y Juan Crisóstomo Falcón, flamante presidente de la Federación denominada Estados Unidos de Venezuela, repartió parcelas de ese poder únicamente a su entorno más cercano, en tanto que las oligarquías de ambos bandos siguieron disfrutando de sus privilegios y persistió el caudillismo.

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Una respuesta

  1. Excellen post. I was checking constantly this blog and I’m impressed!
    Extremely helpful info particularly the ultimate section 🙂
    I handle suc info much. I used to be looking for this certain info forr a very lengty time.
    Thank you aand bes of luck.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad