Simón Bolívar
Simón Bolívar
Simón Bolívar

Simón Bolívar ¿era dulcero?

Simón Bolívar y Palacios, nuestro Libertador, era reconocido como un amante de la buena mesa, aunque de paladar muy sencillo pese a provenir de una de la familia más adineradas de la Venezuela colonial. Pero ¿era Bolívar dulcero?

Sabemos, por testimonio de quien fuera su “nana”, Matea, que al niño Simón le gustaba mucho la granada; de hecho, la casa natal del Libertador en Caracas tenía un patio de Granados, lo que era muy común en las señoriales casas coloniales pues se consideraba de “buen augurio”.

Los gustos de El Libertador Bolívar

¿Era Bolívar dulcero? Lo cierto es que la granada, fue una de las primeras frutas que Bolívar consumió con gusto y dicen que siempre le recordaba a su infancia.

Otra fruta que le encantaba a Simón Bolívar era el níspero, la “Negra Matea” se preocupaba porque en la mesa nunca faltaran las granadas y los nísperos. Igualmente, su otra “nana”, Hipólita, acostumbraba servirle frutas con miel para merendar.

Esta afición por las frutas antes que por cualquier postre preparado, la confirma el General francés Luis Perú de Lacroix, oficial de confianza del Libertador, en su Diario de Bucaramanga (1828), cuando describe las costumbres de Bolívar a la hora de comer y beber:

“(…) El Libertador no fuma ni permite que se fume en su presencia, no toma polvo y nunca hace uso de aguardiente u otros licores fuertes. En el almuerzo no toma vino ni tampoco se pone en su mesa dicha bebida, a menos de un caso extraordinario. En la comida toma dos o tres copitas de vino tinto de Burdeos, sin agua, o de Madeira, y una o dos de champaña. Muchas veces no prueba el café.

El Libertador come de preferencia al mejor pan la arepa de maíz: come más legumbres que carne: casi nunca prueba los dulces, pero sí muchas frutas. Antes de sentarse a la mesa pasa siempre una revista disimulada de ella, haciendo componer lo que no halla en orden. Le gusta hacer la ensalada y tiene el amor propio de hacerla mejor que nadie: dice que fueron las señoras quienes le dieron ese saber en Francia (…)”

Costumbres gastronómicas de Bolívar

Aparentemente, el mango era otra fruta que consumía con placer -según algunos autores- aunque hay debates sobre si eso era posible, considerando que el mango es un fruto originario de la India y que no hay certeza sobre cuándo se introdujo a Venezuela para su cultivo.

En cuanto a los postres y dulces tradicionales, hay testimonios de que a Bolívar le gustaba comer, de vez en cuando, la Torta Melosa y la Torta Bejarana, ambas muy populares en la niñez y juventud caraqueña de nuestro prócer. La primera es una torta a base de pan y la segunda es una torta especiada a base de plátano maduro.

De igual manera, se dice que en su niñez (consentido por sus nanas) degustaba el famoso arroz con leche, los suspiros, los bocadillos de guayaba y las conservas de coco.

Entonces, considerando los testimonios existentes, si bien a Bolívar no le desagradaban del todo los postres, prefería consumir frutas en grandes cantidades para endulzarse la vida.

Y quizás si, en su niñez, juventud y en sus breves espacios de relajación, Bolívar era dulcero.

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad