Abrillantados: el dulce y colorido sabor andino
Abrillantados

Abrillantados: el dulce y colorido sabor andino

Los abrillantados son los dulces andinos por excelencia, típicos del estado Mérida, aunque también los podemos encontrar en Táchira y Trujillo. 

De origen colonial, estos dulcitos hechos de leche y azúcar, con graciosas y multicolores formas, cubiertos de brillantes granos de azúcar, se popularizaron aún más en el siglo XX a medida que la construcción de vías de comunicación permitieron la llegada masiva de turistas nacionales que los probaban y adquirían para llevar de regalo a familiares y amigos en otras ciudades del país.

Ven para saber más.

Origen de los abrillantados

La preparación de estos sabrosos dulces se remonta a los siglos XVI y XVI, en plena época colonial -recordemos que la fundación de Mérida ocurrió en 1558- y luego de la introducción del ganado vacuno y el cultivo de la caña de azúcar.

Los abrillantados eran elaborados por las monjas reposteras de la orden de las Clarisas en el Convento de San Juan Bautista de Santa Clara, con una receta parecida a la de los mazapanes españoles que después fue modificada y adaptada a la realidad del entorno y los recursos.

Por supuesto, aparte de los abrillantados, las religiosas también preparaban galletas, polvorosas, bizcochos, conservas, dulces de higo y leche y bocadillos de guayaba, entre otros postres.

Con el tiempo, la receta de los abrillantados salió de los conventos (que serían clausurados por Antonio Guzmán Blanco en 1874) y pasó a ser de dominio público, por lo que otras respetables cocineras merideñas asumieron la elaboración y comercialización de los ya populares y coloridos dulces hasta el presente.

¿Cómo se hacen los abrillantados?

Los típicos abrillantados merideños son de fácil pero extensa preparación, aparte de que requieren muy pocos ingredientes.

Se recomienda utilizar una olla de cobre, como las que solían utilizar las monjas que los crearon, pero hoy en día basta con una buena olla de fondo grueso.

 
Ingredientes
  • 2 litros de leche
  • 1 kilo de azúcar
  • Colorantes vegetales de su preferencia
  • Esencia de vainilla (al gusto)
  • 1 copita de licor anisado o miche (opcional)
Preparación

En una olla se echan los 2 litros de leche, el kilo de azúcar la esencia de vainilla y opcionalmente la copita de licor anisado o miche, revolvemos todo y la llevamos al fuego hasta que hierva. Hay quien agrega un poco de leche condensada.

Seguimos revolviendo la mezcla paciente y constantemente -a fuego lento- con una paleta de madera hasta que espese y veamos que se despega de la olla. En ese punto se retira del fuego, la vertemos en un recipiente y se deja enfriar durante unas horas o de un día para otro.

Una vez fría la mezcla, que ya sería una masa más o menos compacta, procedemos a realizar bolitas que podemos dejar así o darles formas de frutas, corazones, estrellas,  flores, etc.

Luego, dependiendo de la forma que se les hayan dado, se pintan con los colorantes de nuestra preferencia

Finalmente, se remojan brevemente en un almíbar y se pasan por azúcar, mientras más granulosa mejor (hay recetas que omiten el paso del almíbar), esto es lo que les dará su brillo característico. Dejamos secar al menos por un día y ya estarán listos para comer los abrillantados.

*En ciertos establecimientos que producen grandes cantidades de abrillantados incorporan maicena o incluso harina de maíz a la mezcla, según los conocedores gastronómicos esto lo hacen para rendir la leche y acelerar el espesado, pero les resta mucho de su delicado sabor tradicional.*

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad