Catalinas, cucas o paledonias: reinas de la dulcería criolla
Catalinas, Cucas o Paledonias

Catalinas, cucas o paledonias: reinas de la dulcería criolla

Las catalinas, cucas o paledonias (como las quieran llamar), son una especie de bizcochitos o galletones suaves y esponjosos con un característico color marrón, endulzados y saborizados con papelón y diferentes especias como clavitos de olor, pimienta guayabita, sarrapia, nuez moscada, vainilla, canela o semillas de anís.

De herencia colonial, es uno de los postres más populares de la dulcería criolla venezolana.

Ven para saber más.

¿De dónde vienen las Catalinas, Cucas o Paledonias?

Los conocedores del tema gastronómico creen que las catalinas son una adaptación de las galletas de miel y especias españolas, que a su vez provienen de la cocina árabe.

Entonces, los españoles trajeron la receta y sus descendientes en estas tierras le hicieron las correspondientes modificaciones cambiando la miel por el melao de papelón y dándole mayor relevancia a los sabores de ciertas especias como el clavo de olor, la pimienta guayabita o la sarrapia.

Varias regiones del país se atribuyen la creación de este postre desde el Occidente en los estados Zulia, Táchira, Mérida, Trujillo y Lara, pasando por los Llanos en el estado Guárico, cruzando la capital -Caracas- y el Oriente, hasta Guayana, donde efectivamente es costumbre la elaboración y venta de las Catalinas, cucas o paledonias en bodegas, casas de familia, panaderías y de manera ambulante en las diferentes vías del estado Bolívar.

Lo cierto es que probablemente su origen esté más relacionado con la región que -al momento de la creación de las Catalinas- tenía más fácil el acceso a sus ingredientes fundamentales, es decir, la harina de trigo y la caña de azúcar (con la cual se produce el papelón).

Por eso tantas regiones de Venezuela se disputan su creación.

Referencias sobre su posible origen

En el libro Granjería de las Manumisas Bejarano, de Ernesto Valiente Madriz, el autor cuenta que a finales del siglo XVIII había una fábrica de dulces propiedad de las famosas hermanas pardas de apellido Bejarano (las mismas que crearon la conocida Torta Bejarana), en la que vendían las catalinas y los comensales las degustaban acompañadas con un guarapo de papelón.

Asimismo, en el Diccionario Folclórico Ilustrado, también se registró a las catalinas o cucas como un dulce de de la época colonial que solía venderse en los mercados caraqueños: “donde era común ver a las rollizas morenas de ascendencia africana vendiendo las cucas, que se disputaban con los majaretes, las polvorosas, el pan de horno, los gofios, el Juan sabroso y la Torta Bejarana”.

Según el Diccionario Histórico del Español de Venezuela, los primeros textos en los que se mencionan a las catalinas, datan de 1889 y las llamaban “Cucas”, sin mayor explicación sobre la procedencia de este curioso nombre (que se presta al juego del doble sentido en nuestro país); hay quienes creen que es una distorsión o castellanización de la palabra inglesa “cake”, que significa torta.

A principios del siglo XX y dado el doble sentido al que se prestaba el nombre Cuca, en los estados centrales comienzan a llamarlas Catalinas y en otras regiones, como en los estados andinos, se popularizó el nombre de Paledonias.

Sin embargo aún es frecuente que se llame a estos sabrosos panecillos de papelón y especias por su nombre original: Cucas.

Receta de las Catalinas

Hay dos versiones de las Catalinas, la Catalina Negra (Marrón)” original y tradicional, que se hace con papelón y la Catalina Blanca” que se prepara con almíbar de azúcar.

Para las Catalinas tradicionales, las marroncitas, los ingredientes y el procedimiento serían los siguientes:

Ingredientes

  • 500 g de papelón
  • 500 ml de agua
  • 100 g o una cucharada grande de mantequilla, manteca o margarina
  • Especias (escoge las de tu preferencia): Clavitos de olor, Pimienta Guayabita, Semillas de Anís, Sarrapia, Canela, Nuez Moscada y/o Jengibre
  • Esencia de Vainilla (opcional)
  • 1 cucharada de cacao en polvo (opcional)
  • 1 huevo
  • 800 g de harina de trigo todo uso
  • 1 cucharadita de polvo de hornear
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio

Preparación

  1. En primer lugar vamos a preparar el melao, para esto agregamos a una olla el papelón, el agua, la mantequilla o margarina, las especias de tu preferencia (y la esencia de vainilla y dos cucharadas de cacao, si quieres variar el sabor).
  2. Llevamos al fuego hasta que se derrita el papelón y se haga el melao o almíbar e infusionen las especias
  3. Colamos el melao y lo reservamos mientras llega a temperatura ambiente.
  4. Aparte, mezclamos los ingredientes secos, es decir, la harina, el polvo de hornear y el bicarbonato.
  5. Del melao que teníamos reservado apartamos una tacita y al resto le incorporamos el huevo, batiendo hasta integrar bien.
  6. Agregamos la harina al melao de papelón especiado y mezclamos hasta lograr una masa suave. Llevamos la masa a una superficie enharinada y la trabajamos hasta que se despegue de la mesa.
  7. Estiramos la masa con ayuda de un rodillo y cortamos las catalinas con un molde redondo o con forma de flor.
  8. Ponemos las catalinas en una bandeja engrasada y enharinada y barnizamos cada una con la tacita de melao que habíamos apartado.
  9. Llevamos al horno a 175° por 12 o 15 minutos. ¡Y listo!

Variaciones regionales

En algunos estados llaneros preparan las catalinas rellenándolas con mermelada de guayaba, arequipe, dulce de plátano o dulce de lechosa.

En el estado Táchira las hacen también utilizando harina de maíz cernida mezclada con melao de papelón con anís estrellado, las amasan como si fueran arepas y llevan al horno por 15 minutos a baja temperatura.

En el estado Bolívar las catalinas se suelen acompañar con el tradicional queso telita guayanés y en los estados llaneros, con queso blanco duro.

Las catalinas se pueden comer como merienda o postre, acompañadas con un buen café negro, guayoyo o café con leche.

También te puede interesar

Descubre todo lo que traemos para ti en nuestro blog

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad